Comer con los ojos no es sólo una forma de hablar

Elegimos nuestra comida mediante nuestros ojos, la deseamos por su aroma y, sólo después de un rato, nos enamoramos de su frescura y su sabor.

Por esta razón, se trata de una experiencia en la que todos los sentidos están implicados, donde el packaging desempeña un papel muy importante

De hecho, hablando de «comer con los ojos», nos referimos a un verdadero mecanismo que determina en nuestro cerebro una comunicación directa entre los centros que controlan nuestra vista y los que regulan nuestro apetito.

Los embalajes de la Rosa, además de ser de alto rendimiento por su diseño y sus características técnicas, también tienen un impacto visual cuidado al máximo detalle: diseños gráficos exclusivos, concebidos para encender estos mecanismos.

¿Quieres probar nuestros productos?


Declaro que he leído y entendido la nota informativa sobre la privacidad
Otorgo mi consentimiento para el tratamiento de los datos para el envío de comunicaciones con finalidades de marketing directo (por ejemplo, por correo electrónico, sms, mm, fax).
Autorizo la divulgación a terceros de mis datos personales para fines estadísticos y de marketing.